martes, junio 26, 2007

La metamorfosis

A veces dice “formal” otras veces dice “etiqueta”, generalmente te bañas, te peinas, te perfumas, te pones tus mejores atuendos para asistir a una boda. Ohh ironías de la vida… uno llega como “gente decente” y sale transformado en un payaso; con antenas, sombreritos de colores, lentes ridículamente grandes y pantuflas de señora fodonga (como diría Paco Stanley, que Dios lo tenga en su santa Gloria). Pareciera que el éxito de tu evento depende de que tan ridículo hagas lucir a tus invitados…Que somos? Dígame usted señor lector, que somos? Hombres o payasos? De que sirve el maquillaje? De que sirve el nudo de la corbata perfecto? De que señor lector?... Aunque debo confesar… que en mi boda hubo toda clase de ridículos artilugios (desde instrumentos musicales inflables hasta matracas), debo confesar señor lector que fui a una boda y use pantuflas fodongas y flamingos rosados en mi cabeza, bailoteaban alegremente mientras yo hacia movimientos exagerados para darles vida. Debo confesar señor lector que me gusta ser un payaso.


5 comentarios:

aLe dijo...

Primis!!! yeah M1 jajajajajaja

Tienes razon en eso, yo trabaje varias veces en bodas de ricos pipirisnais entraban muy glamorosos y salian hechos unos payasos.... es divertido

emilia dijo...

Copiando tus palabras........solo x aki se de ti!!!! como le va a la ejecutiva modelo sin MSG? ja,ja,ja.........saludos a ti y a tu Carlos.

webita dijo...

mmm... en mi boda no hubo artilugios, pero el grupo que tocó tenía un parecido con los ángeles azules que pa que te cuento, y el vocalista cantaba igualito, jajajaja! ellos fueron los del chou.

luisitomx dijo...

ahhh es q esos jueguitos son la onda de todo lo que regalan tengo una coleccion de sombreros de paja, dos mascaras de luchador, y un buen de recuerdos memorables jajaja

ps me gusto mucho tu bloggito

guso dijo...

Yo me vanaglorio de no caer en esas ridiculeses. Es más: no importa el clima u otras cosas, yo no me qito ni el saco ni la corbata hasta llegar a casa.